Científicos de Oxford lanzan una ambiciosa hoja de ruta para una economía circular de plásticos de carbono

Investigadores del Oxford Martin Programme on the Future of Plastics, de la Universidad de Oxford, han delineado objetivos ambiciosos para ayudar a lograr una economía sostenible y neta cero de plástico. En un artículo publicado en Nature, los autores abogan por un replanteamiento de los paradigmas técnicos, económicos y políticos que han arraigado el status quo, uno de aumento de las emisiones de carbono y contaminación incontrolada.

Economía sostenible y neta cero de plástico

Actualmente, el sistema global de plásticos genera más de 1 gigatoneladas por año de emisiones equivalentes de dióxido de carbono, lo mismo que las emisiones totales combinadas de las tres economías más grandes de Europa (Reino Unido, Alemania y Francia). Si no se controlan, estas emisiones podrían aumentar a 4 o 5 gigatoneladas por año, e intensificar otras formas de contaminación.

Otro problema es la falta de un reciclaje eficaz: en 2019, solo el 9% de los residuos plásticos del mundo se convirtieron en nuevos productos mediante reciclaje mecánico. La mayoría acabó en vertederos o fue incinerada, y una proporción importante fue mal gestionada, acabando contaminando los ecosistemas terrestres y marinos.

Los autores analizan el sistema global de plásticos actual y futuro, proponiendo intervenciones técnicas, legales y económicas desde ahora hasta 2050 para permitirle la transición a cero emisiones netas y reducir otros impactos ambientales negativos. El estudio incluye un escenario de futuro centrado en cuatro objetivos:

  • Reducir a la mitad la demanda futura de plásticos, sustituyendo y eliminando el uso excesivo de materiales y productos plásticos.
  • Cambiar la forma en que se fabrican los plásticos para reemplazar los combustibles fósiles como fuente de hidrocarburos y utilizar únicamente materias primas renovables, incluidos residuos de biomasa y dióxido de carbono.
  • Para los plásticos que son recuperables, maximizar el reciclaje de manera muy significativa, apuntando al reciclaje del 95% de aquellos materiales que son recuperables a partir de residuos.
  • Integrar la fabricación y el reciclaje de plástico con energía renovable y minimizar todos los demás impactos ambientales negativos, incluidos los aditivos.

Es necesaria una acción concertada

Los autores enfatizan la necesidad de una acción concertada en las cuatro áreas objetivo para garantizar que los sistemas globales de plásticos limiten sus impactos climáticos y cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

«El problema de los residuos plásticos requiere legislación gubernamental e internacional, innovación técnica rápida y un enfoque cohesivo. Se puede solucionar, pero debemos actuar juntos y rápidamente. El tratado internacional sobre plásticos de la ONU brinda al mundo la oportunidad clave: es una oportunidad muy emocionante para cambiar fundamentalmente la forma en que fabricamos, utilizamos y gestionamos el final de la vida útil de los plásticos del futuro. No debemos perder la oportunidad«.

Prof. Charlotte Williams, Departamento de Química, University of Oxford

“Nuestro actual sistema mundial de plásticos es completamente insostenible”

La autora principal, la profesora Charlotte Williams (Departamento de Química de la Universidad de Oxford), afirmó: “Necesitamos plásticos y polímeros, incluso para futuras tecnologías de bajas emisiones como vehículos eléctricos, turbinas eólicas y para muchos materiales cotidianos esenciales. Nuestro actual sistema mundial de plásticos es completamente insostenible y debemos implementar esta serie de medidas muy audaces a escala y rápidamente. Se trata de un problema que tiene solución, pero requiere una acción coherente y combinada, especialmente por parte de los fabricantes de productos químicos”.

Para lograr una transición exitosa del sistema de plásticos, los autores establecen principios para garantizar un “diseño de materiales inteligentes” y diferenciar entre plásticos que son recuperables e irrecuperables después de su uso, señalando que no existe una solución única que sirva para todos. Más bien, los autores proponen un uso cuidadoso de los principios de diseño para ayudar a seleccionar los métodos de producción óptimos y el uso apropiado de los recursos, ofrecer el rendimiento requerido, garantizar la gestión de residuos y minimizar los impactos ambientales más amplios. Una cronología de intervenciones jurídicas y de políticas económicas y técnicas ayuda a los lectores a centrarse en las acciones necesarias para alcanzar emisiones netas cero para 2050.

Ha llegado el momento de actuar, no podemos darnos el lujo de esperar más”, concluyó el coautor del estudio Fernando Vidal, investigador postdoctoral en química en POLYMAT en España y ex becario de la Oxford Martin School sobre el futuro de los plásticos. “Debemos cambiar nuestros conceptos sobre la forma en que fabricamos, usamos y eliminamos los plásticos; de lo contrario, corremos el riesgo de perpetuar este problema. El próximo Tratado Mundial sobre el Plástico de las Naciones Unidas es la oportunidad para realizar un cambio duradero en la dirección correcta”.

El desafío es enorme, pero presentamos una hoja de ruta para transformar todo el sistema, incluso mediante el diseño inteligente de plásticos, intervenciones económicas y legales y un alejamiento del consumo excesivo”.

Prof. Cameron Hepburn, Smith School of Enterprise and the Environment, University of Oxford

Los plásticos son extraordinariamente útiles

La coautora del estudio, Cameron Hepburn, profesora Battcock de Economía Ambiental en la Smith School of Enterprise and the Environemnt de Oxford, dijo: “El problema es que los plásticos, si bien contribuyen enormemente a la contaminación global y a las emisiones de gases de efecto invernadero, son extraordinariamente útiles. Nuestra investigación encuentra que es posible crear una economía circular para los plásticos con el fin de reducir sus impactos negativos, pero solo si podemos reducir la demanda futura a la mitad, cambiar a plásticos renovables que no estén hechos de combustibles fósiles y reciclar el 95% de lo que queda y minimice el impacto ambiental en cada paso del proceso”.

El grupo de investigación de la profesora Williams participa activamente en el desarrollo de soluciones innovadoras para alcanzar este objetivo. Un enfoque particular es investigar técnicas que puedan fabricar plásticos a partir de abundantes recursos renovables (como dióxido de carbono, biomasa o desechos industriales), en lugar de productos petroquímicos.

Ella dijo: “Realicé parte de mi capacitación hace 20 años en los EE.UU., donde fabricaban los primeros plásticos comerciales de origen biológico. Ver qué tan bien funcionaron estos materiales fue muy inspirador. Esto me llevó a explorar cómo asegurarme de que estos materiales “alternativos” cumplan con todas las especificaciones de propiedad y necesidades de aplicación que tenemos, pero con un destino final diseñado y eficiencia energética a lo largo de sus ciclos de vida”.

El artículo ‘Designing a Circular Carbon and Plastics Economy for a Sustainable Future’ ha sido publicado en Nature.

Más información:

Future of Plastics | Oxford Martin School

Towards circular plastics within planetary boundaries

Plastic pollution is growing relentlessly as waste management and recycling fall short, says OECD